Tesis Bitcoin

Connotaciones económicas, tecnológicas y sociales de Bitcoin

Bitcoin, el sistema de dinero en efectivo electrónico peer to peer ideado por Satoshi Nakamoto en 2008 es el tema al que vamos a dedicar esta newsletter, con un afán meramente divulgativo y con el objetivo de que cada vez más gente pueda sacar provecho de esta gran innovación, que viene a resolver importantes problemas al respecto de cómo intercambiamos y atesoramos valor de manera digital.

En esta primera edición de Tesis Bitcoin queremos exponer las bases por las que pensamos que Bitcoin merece una newsletter en español en exclusividad, ya que sus connotaciones económicas, tecnológicas y sociales son tan relevantes que vale la pena contar con un espacio de divulgación, reflexión y aprendizaje al respecto de su desarrollo.

Dicho esto, entremos en materia. Tesis Bitcoin parte de la base de que Bitcoin puede cambiar y mejorar muchas cosas, empezando por el dinero, pero también la economía, las empresas, la sociedad e incluso la política. Para ello nos basamos en una idea de partida, lo abierto y colaborativo se acaba imponiendo a los modelos cerrados anteriores, véase Wikipedia para las enciclopedias, WordPress para la publicación de contenidos y Linux para los sistemas operativos. Por lo tanto, en una época en la que Internet se ha convertido en nuestro principal medio de comunicación y comercio, si hablamos de Bitcoin como el dinero de Internet, lo lógico en el medio o largo plazo es que también se convierta en el principal dinero que usamos para realizar transacciones electrónicas, e incluso por sus ventajas respecto al dinero fiduciario, el que controlan los gobiernos, podría llegar a imponerse también a este.

  1. Connotaciones económicas: Bitcoin es dinero, considerando dinero como un medio de intercambio de valor, la gente lo utiliza de esta forma y por lo tanto cumple esa función. Por su concepción se trata de dinero en efectivo peer to peer, lo cual permite realizar pagos online directamente entre las partes sin pasar a través de una entidad financiera. De esta forma, la primera función de Bitcoin como dinero la está cumpliendo desde sus inicios y es servir como medio de intercambio. Otra de las características que debe tener el dinero, que es actuar como depósito de valor también se está cumpliendo, desde el momento en el que ha empezado a haber personas que deciden no vender sus bitcoins porque lo ven como un activo a través del cual ahorrar en el largo plazo. La tercera función que debe cumplir el dinero es servir como unidad de cuenta y aquí es donde aún Bitcoin no está actuando como tal, ya que debido a su volatilidad, algo natural en todo proceso de monetización de un activo, resultaría muy difícil fijar precios en una moneda que puede fluctuar de un día para otro un gran porcentaje respecto de otras monedas. Por lo tanto, que Bitcoin vaya camino de convertirse en dinero, tiene unas importantes connotaciones económicas, en primer lugar porque se posiciona como alternativa al dinero convencional, el que es emitido por los gobiernos a través de bancos centrales y que se denomina Fiat. Este dinero Fiat se basa en la confianza que los ciudadanos tienen en sus gobiernos y su valor viene determinado por la política monetaria que decida aplicar cada gobierno en un momento determinado. Para muchos países occidentales, con gobiernos democráticos, lo normal es que los ciudadanos no perciban un problema con la forma en la que se aplica la política monetaria, excepto si la inflación se dispara, pero en muchos países sí que hay muchos problemas en la forma en la que el gobierno gestiona el dinero, por ejemplo devaluando la moneda o generando corralitos, véase Venezuela, Argentina o Chipre. ¿Podrían trasladarse estos problemas a muchos otros países por malas decisiones del gobierno? ¿Podría írsele de las manos a los gobiernos actuales occidentales la política monetaria expansiva que llevan aplicando desde la crisis de 2008? En parte Bitcoin quiere solucionar este problema y también los posibles problemas que puede ocasionar la teoría monetaria moderna que permite a los gobiernos crear dinero sin que exista ningún tipo de límite, ni ningún respaldo en base a la riqueza que se genera.

  2. Connotaciones tecnológicas: cuando hablamos de Bitcoin debemos referirnos tanto a la moneda como a la tecnología, lo que se conoce como blockchain, y que ha permitido el desarrollo de multitud de otras iniciativas debido a su carácter abierto y colaborativo. Aunque el dinero en sí mismo es una tecnología, ya que se utiliza como herramienta por parte de las personas para facilitar el intercambio de valor, en el caso de Bitcoin hablamos de una tecnología digital, basada en software libre y respaldada por una comunidad, lo cual le aporta un gran potencial de cara a poder construir sobre ella otras muchas aplicaciones. De esta forma Bitcoin, prácticamente desde su creación, se ha convertido en la base para el desarrollo de la llamada Internet del Dinero o Internet del Valor, es decir, que no se trata solo de un dinero ideado específicamente para funcionar a través de Internet, sino que además ofrece muchas otras utilidades como ha ocurrido con Internet, que no solo sirve para comunicarse, que es para lo que para fue inventado, sino también para el comercio, la gestión, el ocio o incluso para trabajar. Del mismo modo, gracias al código de Bitcoin, se han desarrollando posteriormente otras criptomonedas, las aplicaciones descentralizadas (DApps), las organizaciones descentralizadas (DAOs), las finanzas descentralizadas (DeFi), los smart contracts, los tokens de utilidad, los tokens no fungibles (NFT) y otras muchas cosas que están por llegar. Por lo tanto podemos considerar Bitcoin como una gran fuente de innovación tecnológica, como lo fue en su momento Internet, aunque con una gran diferencia, el modelo de negocio va incluido en el propio protocolo, lo cual le aporta un gran potencial, ya que permite que los desarrolladores del software puedan obtener unos ingresos directos por su trabajo, a través de las criptomonedas, algo que en Internet era más difícil en sus inicios, hasta que se comenzó a desarrollar el negocio publicitario y el comercio electrónico.

  3. Connotaciones sociales: como consecuencia de las connotaciones económicas y tecnológicas de Bitcoin, podemos ver que se va a producir una repercusión directa también a nivel social, por el hecho de que mucha gente decida utilizar una moneda alternativa a la oficial de su país y de que se desarrollen nuevos modelos de negocio sobre la Internet del Valor. El uso de una moneda alternativa a la oficial del país no debería ser un gran problema, al menos inicialmente, ya que de hecho en muchos lugares se utilizan monedas locales o alternativas, para determinados usos, como el fomento del comercio local, lo cual no genera ningún problema entre las autoridades y los ciudadanos, véase por ejemplo el Bristol Pound en Inglaterra. Quizás con el tiempo cuando Bitcoin tome una mayor relevancia veamos muchas más iniciativas a nivel de regulación, tanto en positivo, como ha ocurrido en El Salvador, donde ya es moneda oficial junto con el dólar, o en negativo, porque algunos gobiernos decidan prohibirlo o limitarlo, como se ha intentado ya en algunos lugares. Lo que ocurre es que la naturaleza digital de Bitcoin lo hace muy difícil de controlar, imagina por ejemplo que los gobiernos quisieran prohibir Internet. De hecho, lo que hemos podido comprobar hasta ahora es que Bitcoin se comporta de manera antifrágil, porque cuanto más se lo ataca, más fuerte se vuelve, ya que los ataques suelen provenir de gobiernos totalitarios que muestran claramente que no les importa la libertad de sus ciudadanos y por lo tanto estos buscan alternativas al dinero oficial para lograr esa libertad, al menos en el aspecto económico (un efecto Streisand en toda regla). Y por otro lado tenemos las connotaciones sociales derivadas de la invención de una tecnología que ofrece infinidad de posibilidades a nivel de innovación, por ejemplo de cara a redefinir los servicios financieros, a través de las DeFI, también a la hora de reestructurar el gobierno de las organizaciones, a través de las DAO, y el modelo de negocio de los creadores y artistas, gracias a los NFT. ¿Qué otras connotaciones sociales tendrá Bitcoin en los próximos años? probablemente muchas más, ya que no debemos olvidar que esta tecnología ha sido creada por en el marco del movimiento cypherpunk que se dedica al activismo digital, usando la criptografía, para proteger la privacidad y la seguridad de los usuarios digitales. Así que si hablamos de privacidad, podemos darnos cuenta de que aquí también existe un problema importante para las personas cuando los gobernantes deciden no respetarla, como está ocurriendo de manera generalizada en China o como ha ocurrido en momentos particulares por escándalos producidos en redes sociales como Facebook.

Conclusión

A través de este artículo nos hemos aproximado desde tres ángulos diferentes a las connotaciones actuales y futuras que puede tener Bitcoin para las personas, para las empresas y para la sociedad en su conjunto, aunque como te puedes imaginar hay muchas más y habrá aún más según esta tecnología, y esta moneda, se vaya haciendo cada vez más popular, tanto para ser usada como medio de intercambio y depósito de valor, como para desarrollar nuevas utilidades. Nuevas utilidades como Lightning network, que viene a resolver problemas como el que se produce cuando queremos usar Bitcoin para hacer pequeñas transacciones económicas por las altas comisiones y cuando queremos que esto ocurra de manera rápida, sin tener que esperar el tiempo necesario para validar las transacciones que está definido en el protocolo de Bitcoin.