La utilidad de Bitcoin

El futuro de Bitcoin depende de la utilidad que pueda ofrecernos a las personas y su valor estará directamente relacionado con ello. Si Bitcoin cumple una función entonces tiene un valor.

Si la gente encuentra una utilidad en Bitcoin entonces la moneda digital tendrá éxito. Esta es la clave de todo lo que puede venir después, tecnología, economía, filosofía, política, … podemos hacer mil razonamientos al respecto de la utilidad que tiene Bitcoin, pero la base será siempre que aporte valor a la gente.

Entonces, ¿cuál es la utilidad que ofrece Bitcoin? en estos momentos está ofreciendo tres utilidades de manera directa y otras cuantas de manera indirecta. Veamos cuáles son esas utilidades:

  • Medio de intercambio: el dinero, desde que se inventó, ha cumplido la función de medio de intercambio como herramienta sustitutiva al trueque. Porque el trueque es ineficiente y la naturaleza del ser humano normalmente le lleva a buscar aquello que le supone el mínimo esfuerzo y por lo tanto, desde hace mucho tiempo inventó la forma de utilizar diferentes tipos de objetos para representar el valor que tenían las cosas y de esta forma poder realizar ese intercambio con facilidad. Así que Bitcoin, cumple perfectamente esta función, porque prácticamente desde su creación ha habido gente interesada en realizar intercambios utilizando la criptomoneda y lo que tenemos que ver es que en cuestión de eficiencia, es una de las mejores opciones posibles, especialmente si consideramos las aportaciones que puede hacernos la moneda nativa de Internet en materia de seguridad y autonomía.

  • Registro de la propiedad: cuando hablamos de dinero, además de permitir el intercambio de valor, es importante que cumpla la función de servir como registro de la propiedad. Se trata de verificar que realmente ese dinero pertenece a una persona y en esto Bitcoin es inigualable, porque no solo lo hace de manera segura, sino que además no requiere de intermediarios para ello. Por eso Bitcoin se considera como efectivo digital, porque es como una moneda o un billete físico, en lo que autonomía para el propietario se refiere, pero puede ser manejado de manera totalmente digital, con las ventajas que ello conlleva, por ejemplo a la hora de realizar intercambios con personas que no conocemos o que se encuentran a una gran distancia.

  • Depósito de valor: actualmente Bitcoin es considerado por muchos una especie de oro digital, porque cumple con la misma función, en lo que a depósito de valor se refiere, pero además tiene las características digitales que le permiten ofrecer mejor utilidad en cuanto a almacenamiento, seguridad y transporte. A lo largo de la historia la humanidad ha valorado el oro por su escasez y por sus características químicas, que lo hacen maleable, lo cual permite fabricar monedas, e inmutable, porque no se puede falsificar ni crear a partir de otros elementos químicos. El problema del oro es que sus características físicas, especialmente su peso, dificultan su almacenamiento y transporte, por lo que desde hace mucho tiempo el hombre vio que podía representar su valor a través de papel, luego  a través de registros en libros contables y ahora esos registros son digitales y quedan para la eternidad almacenados en la blockchain. 

  • Cobertura contra la inflación: la incesante y abundante impresión de dinero por parte de los bancos centrales, con el objetivo de incentivar la economía y aumentar el gasto público, siguiendo los preceptos de la teoría monetaria moderna, trae como consecuencia el aumento de la inflación y la devaluación de la moneda. La inflación aumenta porque al haber más dinero para gastar los productores de bienes aumentan los precios considerando que la gente podrá pagar más por las cosas. La devaluación de la moneda se produce cuando aumenta desproporcionadamente la cantidad de dinero respecto de la riqueza disponible y correspondientemente el dinero deja de ser un reflejo del valor de las cosas, ya que el ser humano por naturaleza tiende a valorar más lo que es escaso. Por lo tanto, como Bitcoin es escaso, ya que tal y como está programado solo pueden existir 21 millones de monedas, la lógica nos dice que su valor tenderá a subir porque la gente valora más aquello que es escaso, frente al valor del dinero fiat que tiende a bajar (inflación), porque así lo quieren los gobiernos.

De las cuatro utilidades que acabamos de comentar, dos de ellas, medio de intercambio y depósito de valor, son características principales que debe cumplir todo buen dinero. Pero además faltaría una tercera, que es lo que se denomina unidad de cuenta, que en este caso Bitcoin aún no cumple. Unidad de cuenta significa que la gente utilice la moneda para fijar los precios que representan el valor de las cosas. La cuestión es que casi nadie utiliza aún Bitcoin para fijar precios, en parte por la alta volatilidad en el corto plazo, pero también porque como posible utilidad, el valor aportado en este caso no es tan importante respecto a las divisas gubernamentales, ya que todo el mundo está acostumbrado a fijar precios en la moneda de su país.

Quizás esto cambie en el largo plazo, aunque en el corto plazo es difícil que ocurra, ya que el valor aportado por Bitcoin en este caso no es tanto como el que aporta al ser medio de intercambio y depósito de valor. Entonces para ser unidad de cuenta tendríamos que ver que el precio de bitcoin fluctúa menos, aunque a largo plazo siga subiendo, o algunos años el precio vaya a la baja, pero se reduce la percepción de riesgo que implican fluctuaciones superiores al 10% en días y del 50% en meses.

Bitcoin como moneda nativa de Internet

Una vez hemos introducido las utilidades que ofrece Bitcoin como moneda, queremos explicar en este punto algunas de las ideas que suelen utilizarse para criticar esta utilidad, lo cual nos ayudará principalmente a reforzar el concepto de utilidad que tan importante resulta para que realmente la criptomoneda tome un papel relevante como dinero.

  • El valor intrínseco de Bitcoin: cuando se critica Bitcoin y se dice que su valor es cero se suele utilizar el concepto de valor intrínseco, lo cual es un concepto bastante etéreo como vamos a ver a continuación. Cuando se dice que el oro tiene valor intrínseco porque el metal puede ser utilizado en la industria y en la joyería, no se tiene en cuenta que eso representa un porcentaje ínfimo del valor total que se le da al oro y que este realmente depende de su escasez y de su trayectoria al ser usado como depósito de valor. Por otro lado cuando se dice que el dinero fiat tiene valor intrínseco, porque está respaldado por las reservas de oro en los bancos centrales, tampoco es cierto, porque hace décadas que se dejó de usar el patrón oro y además ahora no existe ninguna correlación entre la riqueza de un país y el dinero que este pone en circulación. Por lo tanto, si Bitcoin no tiene valor intrínseco tampoco lo tienen el resto de cosas que usamos como dinero y por otro lado, si esas otras cosas que usamos como dinero tienen valor es por la utilidad que nos ofrecen, lo cual ocurre exactamente igual con Bitcoin. Si nos ofrece una utilidad, entonces tiene valor intrínseco, el que cada uno quiera darle o más bien el que el mercado quiera otorgarle, así de simple. Por cierto, el valor que ahora el mercado considera que tiene Bitcoin es 600.000 millones de dólares, lo cual es una buena representación del valor que la gente piensa que tiene.

  • Bitcoin no está respaldado por un Banco Central: esta es otra de las críticas que suele recibir Bitcoin, que nadie lo respalda, que no hay ninguna institución que vele por su integridad y que nos proteja de los posibles fraudes y ataques que puedan producirse en relación con nuestro dinero. La realidad es que precisamente Bitcoin, al ser descentralizado, se ha diseñado para no necesitar de un intermediario ni guardián de las llaves del tesoro, como es el banco central, pero en todo caso si alguien necesita quedarse tranquilo sabiendo que hay alguien que lo respalda, es importante saber que lo que realmente hay detrás de Bitcoin es una comunidad. Hay mucha gente que respalda Bitcoin, como son los desarrolladores que lo siguen mejorando o que crean aplicaciones para que sea más sencillo utilizarlo, los inversores y ahorradores que lo compran porque piensan que debido a su escasez va a valer mucho más en el futuro.

  • Bitcoin no tiene flujo de caja: si pensamos en Bitcoin como una posible inversión algunos inversores dicen que no tiene valor porque no tiene flujo de caja y por lo tanto no se puede valorar como si fuese una empresa o una propiedad inmobiliaria que puede reportarnos una renta. Esta idea precisamente viene a reforzar la forma en la que debemos valorar Bitcoin, en relación con la utilidad que le aporta a la gente, ya sea como medio de intercambio o como cualquier otro uso que quiera darlo. En todo caso a este respecto vale la pena considerar que un tipo de dinero que aprecia su valor a lo largo del tiempo puede ser considerado mejor inversión que una empresa al tener mayor liquidez y posiblemente también menor riesgo, siempre que exista un número suficiente de personas que quieran utilizarlo.

“Bitcoin tiene el potencial de crear una nueva infraestructura financiera que sea más inclusiva y comprensiva para las comunidades desatendidas. Para quienes viven en diferentes países del mundo, Bitcoin es una forma de protegerse contra la devaluación de la moneda y acelerar las transferencias de fondos a través de las fronteras”. Jack Dorsey

Bitcoin como depósito de valor

Cuando la gente ha ido estudiando las connotaciones económicas y sociales de Bitcoin se ha ido dando cuenta de muchas cosas que no tenían por qué quedar claras al analizar las razones prácticas para las que fue creada y la tecnología que lo sustenta. Y es porque los que más lo conocen, hablan de Bitcoin como un organismo vivo que va evolucionando y adaptándose a las circunstancias que se va encontrando por el camino a lo largo del tiempo. También se habla de ecosistema en el que se producen una serie de interacciones que del mismo modo generan cambios y adaptaciones.

La consecuencia es que en un momento determinado la gente encuentra una utilidad principal a Bitcoin y esto va cambiando a lo largo del tiempo. Así podemos pensar que en sus inicios la utilidad era puramente tecnológica, cumpliendo esa función de realización de pagos entre usuarios, pero donde la mayoría de gente podía usarlo como si fuera Paypal. Pero además en este caso al ser open source con el aliciente de poder modificarlo, mejorarlo o clonarlo, según el interés de cada uno.

Posteriormente se vivió la etapa de la especulación, porque pocas veces se ha visto un activo que se revalorice tanto en tan poco tiempo y que además pueda ser adquirido de forma tan sencilla como darse de alta en un exchange y comenzar a comprar la criptomoneda. Aunque esta etapa aún no ha terminado, lo que se ha visto a lo largo del tiempo es que las fluctuaciones del precio son demasiado grandes, como es lógico en una moneda que se encuentra en pleno proceso de monetización. Esto ha hecho que muchos inversores dejen de especular para enfocarse en mantener la inversión, para evitar que una de esas fluctuaciones bruscas del precio pueda perjudicar considerablemente su patrimonio.

Y aquí es donde llegamos a la utilidad de Bitcoin como depósito de valor, ya que desde hace años en el mundo Bitcoin se ha popularizado la idea de la importancia de “holdear” Bitcoin o lo que es lo mismo, no vender, pase lo que pase, con la convicción de que en el futuro su precio será considerablemente mayor, probablemente cuando haya finalizado ese proceso de monetización. De esta forma, cuando las personas deciden mantener una parte de su saldo de tesorería en forma de bitcoin, lo que están haciendo es demostrar su confianza en el sistema y correspondientemente aportándole un valor al mismo.

Y a esta tendencia hay que sumar otro fenómeno reciente que no viene protagonizado por los particulares ni los inversores, sin por las empresas, con Microstrategy al frente, que buscan promover la importancia de que las corporaciones tengan una parte de su saldo de tesorería en forma de bitcoins, en lugar de en euros, dólares o la moneda que corresponda, precisamente para protegerse de posibles problemas que podría haber con esas monedas en el futuro.

La idea de base es, que si una empresa tiene una cantidad importante de dinero en caja, por lo que pueda pasar en el futuro ¿qué ocurre si el riesgo que sobreviene no está relacionado con la propia empresa o con el mercado sino con el dinero que ha utilizado como refugio? Entonces, lo que propone Michael Sailor es que la mejor forma de protegerse frente a esta situación sería tener una parte del saldo de tesorería de la empresa en forma de Bitcoin, como si fuera un fondo de ahorro o seguridad.

Bitcoin como protección frente a la TMM

Una de las cosas que más me está llamando la atención en el estudio que estoy realizando de Bitcoin es lo poco que sabemos en general los ciudadanos de economía o más bien, que lo que sabemos se refiere a una única teoría o escuela, que podríamos denominar como la oficial. ¿Te imaginas que ocurriese lo mismo a nivel político, religioso o filosófico? pues en economía ocurre así, la que podemos denominar como teoría keynesiana es la escuela económica predominante desde hace mucho tiempo y parece que todos los gobiernos a nivel mundial la han adoptado, por los beneficios que ésta les reporta.

Básicamente lo que esta teoría dice es que el gobierno puede y debe intervenir en el mercado para estabilizar y potenciar la economía, valiéndose para ello del gasto público. Además a esta teoría tenemos que sumarle la Teoría Monetaria Moderna que aboga por conceder al estado la capacidad de emitir dinero sin ningún tipo de restricción, con el fin de afrontar sus deudas o las de otros sectores de la economía que necesiten ser rescatados. 

Frente a estas teorías económicas, cada vez hay más gente que busca alternativas, ya que considera que este modelo es erróneo y puede llevarnos a situaciones críticas, como ya se han producido a lo largo de la historia en muchos países que han abusado de su capacidad para endeudarse y de emitir dinero, sin que esto esté respaldado por un aumento de la riqueza del país. Y entre las alternativas que está encontrando la gente, la que destaca poderosamente es la combinación de la teoría económica austriaca con el oro o con Bitcoin.

La teoría económica austriaca rechaza la intervención del gobierno sobre la economía, defendiendo la autonomía de las personas y las empresas, frente al control gubernamental y explica la existencia de los ciclos económicos, provocados por la inyección artificial de dinero al sistema y como la forma en la la que la propia economía se regula, con ciclos de auge y caída, que de alguna forma sirven como reguladores naturales del propio sistema.

Otro aspecto en el que la teoría austriaca coincide con las ideas que propone Bitcoin, además de la importancia de usar como moneda un bien escaso y de que los gobiernos no intervengan en la economía a través de la oferta monetaria, es que el valor de los bienes viene determinado por la percepción que las personas tienen sobre ellos, es decir por el valor que ellas mismas les otorgan. Por lo tanto, en el caso de Bitcoin volvemos a hablar aquí de su valor que vendría representado por la utilidad que ofrece a las personas, ya sea como medio de intercambio, depósito de valor o lo que cada uno considere.

Y para terminar con este aspecto de la teoría económica, vale la pena conocer lo que pensaba Friedrich Hayek en 1984 al respecto del modelo económico actual y de la necesidad de volver a disponer de un buen dinero, algo que sin duda a muchos les puede parecer una predicción con bastante adelanto de lo que ahora conocemos como Bitcoin.

 “No creo que vayamos a tener una buena moneda de nuevo, antes de que tomemos el asunto de las manos del gobierno. No podemos tomar el asunto violentamente de sus manos. Todo lo que podemos hacer es, de una forma astuta, introducir algo que ellos no puedan detener” Friedrich Hayek

Conclusión

Bitcoin puede llegar a ser el buen dinero que muchos esperan, una especie de vuelta al patrón oro pero aprovechando todas las ventajas de las tecnologías digitales. Esto restaría poder a los gobiernos a la hora de usar el dinero para gestionar la economía, lo cual puede ser malo si piensas que el gobierno debe gestionar la economía, o bueno si consideras que son los propios mercados los que de manera natural se regulan en base a la oferta y la demanda. 

En este contexto Bitcoin surge como una alternativa, que probablemente no remplazará al modelo actual pero sí que lo va a complementar. Lo importante a este respecto es ser conscientes de que cuando una herramienta nos ofrece una utilidad, entonces esa herramienta tiene un valor, en este caso una tecnología que cumple la función de actuar como dinero y por lo tanto Bitcoin sí que tiene valor, porque ya hay mucha gente que lo usa, lo cual irá en aumento.