DeFi con Bitcoin

En los últimos años en el ecosistema cripto la palabra de moda ha sido DeFi y sobre esto puede haber un sinfín de posibilidades a construir sobre la red de Bitcoin.

Si nos fijamos en los pocos años de historia de Bitcoin podemos ver cómo ha habido varias etapas que han marcado el devenir de su desarrollo y el de las criptomonedas en general. Desde su creación por parte de Satoshi Nakamoto han sido muchos los desarrolladores que han colaborado a este respecto, algunos de ellos mejorando el propio código de la criptomoneda, otros desarrollando protocolos que resultan complementarios y más recientemente también creando nuevas capas sobre las que ofrecer nuevas funcionalidades. De esta forma algunas de las etapas de esta historia que podemos destacar son:

  1. Bitcoin no se toca, al menos su código si no hay un alto consenso al respecto, y además solo debe servir para una cosa, que funcione un nuevo tipo de dinero digital descentralizado, incensurable y deflacionario. Entonces algunos desarrolladores consideran que esto se les queda corto, que les gustaría mejorarlo y crean otras criptomonedas, aprovechando que se trata de software libre, con tan solo replicar el código y hacer algunas modificaciones al respecto. Aquí una parte de la comunidad de interesados por Bitcoin decide migrar su atención hacia las otras criptomonedas y surgen nuevas comunidades, algunas de ellas bastante relevantes, como la de Ethereum.

  2. Bitcoin es demasiado revolucionario, de hecho algunas de las ideas que promulga molestan bastante a aquellos que viven del sistema político actual, como es el caso de que no se puedan emitir más de 21 millones de monedas. Entonces descubren que detrás de Bitcoin hay una tecnología llamada Blockchain que puede ser utilizada también por los que están cómodos con el sistema actual, como es el caso de muchas empresas e instituciones, y de esta forma subirse al tren de la innovación que han generado las criptomonedas. Entonces los medios de comunicación ponen su foco en destacar el valor de la tecnología frente al de la moneda y la opinión pública solo escucha cosas negativas sobre Bitcoin.

  3. Bitcoin sigue su curso, inmutable, pero abierto a mejorar siempre que sea posible. Entonces la comunidad de desarrolladores que han seguido mejorando el código, como ha ocurrido con las actualizaciones Segwit y Taprrot, comienzan a fijarse en todo lo que han hecho los optaron por salir en las etapas 1 y 2,  para introducir aquellas mejoras que realmente puedan aportar valor a la moneda. Así es como poco a poco vamos viendo que surgen y proliferan iniciativas bastante relevantes como Lightning y Liquid para los micropagos, o RSK y Stacks para smart contracts.

Es en el momento en el que comienzan a crearse cadenas en paralelo y nuevas capas que aprovechan la estabilidad, seguridad, inmutabilidad y descentralización de Bitcoin, para construir todo tipo de utilidades, como puede ser las relativas a DeFi. Así estamos viendo que en los últimos dos o tres años sobre la base de Bitcoin se construye una nueva infraestructura en la que poder desplegar smart contracts y una vez que se tiene la posibilidad de crear este tipo de software, es decir, programar sobre la cadena de bloques, ya es posible generar nuevas aplicaciones sobre las que ofrecer utilidades de finanzas descentralizadas.

Pero, ¿por qué es tan importante esto del DeFi? básicamente porque una vez que se ha adoptado Bitcoin como reserva de valor, para construir un patrimonio personal basado en un dinero sólido, que no dependa de las decisiones de los políticos, sobre ese dinero se pueden ofrecer muchas utilidades en el marco de las finanzas personales, como se ha hecho hasta ahora a través de los bancos o de las Fintech pero de manera descentralizada.

DeFi ha sido la principal razón por la que las criptomonedas han vuelto a la palestra durante los dos últimos años y una parte de ese protagonismo se lo ha llevado Ethereum, ya que ha sido la red pionera en ofrecer la tecnología de smart contracts que facilita construir este tipo de servicios de finanzas descentralizadas.

Ahora lo que vemos es que algunas de estas ideas que se han probado sobre la red de Ethereum comienzan a desarrollarse también sobre la red de Bitcoin, ya que realmente se ha comprobado que existe una utilidad en desintermediar al sector financiero de cara a ofrecer servicios como préstamos entre personas, seguros descentralizados e intercambio de divisas, entre otras cosas.

DeFi frente a Fintech

Es interesante pensar cómo en los últimos 12 o 15 años de la historia de Internet se están produciendo al mismo tiempo dos grandes olas que afectan plenamente al sector financiero y que sin embargo acaban teniendo modelos de negocio muy diferentes. 

Por un lado tenemos el Fintech donde han surgido multitud de startups que vienen a ofrecer servicios que antes estaban acaparados por los bancos y que ahora pueden hacerse de manera mucho más eficiente, si es una nueva empresa la que los piensa desde cero, especialmente con la idea de poner al usuario en el centro, para ofrecerle un servicio que se adapte mucho mejor a sus necesidades. Pero el problema del sector Fintech es que al ser empresas concretas las que desarrollan estos servicios acabamos en un modelo centralizado, como lo era antes el de los bancos, lo cual a largo plazo puede suponer los mismos problemas, especialmente debido a la gran regulación que imponen los gobiernos a este sector.

Las plataformas de préstamos entre particulares (P2P Lending) y de financiación colaborativa (Crowdfunding) son un buen ejemplo de esta situación. Por ejemplo en España se tardó años en regular ese modelo de negocio, se impusieron restricciones a su actividad y ahora es un sector con una regulación que impide que sea sencillo participar en él. Además estas plataformas tienen que imponer medidas de control muy estrictas para intentar evitar que se produzcan problemas con los proyectos, lo cual a su vez evita que sea sencillo publicar proyectos en ellas por parte de los usuarios. La incertidumbre generada por el gobierno durante esos años y las condiciones impuestas para su funcionamiento, ha lastrado considerablemente a estas plataformas respecto a otras a nivel internacional que han podido disfrutar a tiempo de otros modelos más óptimos, como es el caso del Sandbox Fintech en UK.

De otro lado nos encontramos el modelo de finanzas descentralizadas, que empezó a desarrollarse a raíz del nacimiento de Bitcoin, pero que ha tenido una evolución más lenta debido a la complejidad de esta tecnología y al gran cambio de mentalidad que supone al respecto de cómo había funcionado todo hasta el momento. Al final, ese objetivo primordial que persigue Bitcoin de eliminar los intermediarios y la necesidad de confianza, no solo aplica al tema de los pagos y el dinero, sino que en realidad puede tener utilidad en todo lo que tiene valor en general. De esta forma con Bitcoin y la tecnología blockchain podemos tener ahora un modelo de finanzas peer to peer real, donde no son necesarios los intermediarios en forma de startups de Fintech, sino que son ahora los protocolos informáticos, basados en smart contracts y denominados DeFi, los que hacen funcionar el modelo de negocio.

En todo caso aquí tenemos que ser prudentes porque no todo en DeFi es descentralizado, es más, la mayoría de iniciativas y protocolos que existen ahora mismo en este sector, dicen que lo son, pero realmente no han llegado a construir la red de nodos y la suficiente comunidad de usuarios que lo sostengan, como para no estar a expensas de decisiones particulares que alguien o un grupo pequeño de personas pueda tomar en un momento determinado.

Un ejemplo de esto lo encontramos en la pugna existente entre los que desarrollan aplicaciones DeFi sobre la red de Ethereum, los que están creando otras blockchain como alternativa y los que consideran que todo esto es mejor construirlo sobre Bitcoin ya que es la red más descentralizada y segura.

En el caso de Ethereum lo que vemos es que hay una fundación que tiene una importante capacidad de decisión sobre el desarrollo del protocolo y sobre las reglas que lo gobierna, algo muy diferente a lo que ocurre en Bitcoin, donde las decisiones se toman por parte de la comunidad en su conjunto, muchas veces promovidas por los desarrolladores o los mineros, pero sin tener estos la capacidad de realizar cambios sin contar con el beneplácito de la gran mayoría de la comunidad.

Por qué DeFi sobre Bitcoin

Bitcoin es la red más segura, valiosa y popular. En sus más de 10 años de funcionamiento nadie ha sido capaz de quebrantarla. Su valor es el doble que todo el resto del mercado cripto. Millones de personas ya lo usan para ahorrar, invertir, realizar transferencias internacionales y otras muchas cosas.

Seguridad, valor y popularidad en el caso de Bitcoin se puede resumir en una palabra: descentralización. Porque para que esta tecnología funcione realmente debemos recurrir a las bases de su creación y pensar en que para resolver el problema del doble gasto y el problema de los generales bizantinos, se inventó la prueba de trabajo y el sistema de incentivos que hace funcionar la minería. Entonces aquellos que han construido otras redes usando la idea de blockchain pero no son capaces de asegurar la descentralización, realmente se están quedando en buenas intenciones, pero no están asentando unas buenas bases a nivel de seguridad, que permitan el éxito futuro de su propuesta de valor. 

La descentralización en el caso de Bitcoin se manifiesta de múltiples formas:

  • La mayor red de nodos, donde cualquier persona con un equipo informático sencillo puede tener un nodo verificando la transacciones, con la certeza de que nadie puede cambiar el protocolo sin el permiso de la gran mayoría de la red.

  • La mayor red de mineros, con el mejor sistema de incentivos. Con 10 años de trayectoria ascendente del valor de bitcoin, convertirse en minero se ha convertido en un negocio muy lucrativo para aquellos que pueden acceder a la tecnología y la energía necesaria.

  • Las ideas más conservadoras en cuanto a cambiar el protocolo inicial, también aportan seguridad porque en Bitcoin no se cambia nada si no ha sido suficientemente probado y además validado por una gran mayoría de la comunidad, desde los nodos a los mineros.

  • Los desarrolladores que trabajan en mejorar el código con la claridad que supone que solo lo que resulte realmente valioso para toda la red podrá ser introducido como una mejora. Además con la ventaja de poder ver cómo otras redes hacen pruebas de aquello que resulta más arriesgado y si funciona correctamente, sin poner en riesgo la seguridad, puede implementarse también en Bitcoin.

Por lo tanto, al construir protocolos y servicios de finanzas descentralizadas sobre la red de Bitcoin se está aprovechando totalmente esta ventaja de la descentralización, especialmente en lo relativo a la seguridad, no solo a la hora de ser más difícil atacar a la red sino también al ir sobre seguro a la hora de qué servicios son realmente demandados por la gente y no ponen en riesgo la integridad del sistema.

Apuesta por la población desbancarizada

Miles de millones de personas en el mundo no tienen cuenta bancaria, pero podrían aprovecharse de las ventajas que supone tener una wallet y comenzar a construir un patrimonio financiero en forma de bitcoin.

Las razones para no disponer de una cuenta bancaria o acceso al crédito pueden ser múltiples, en ocasiones es por las circunstancias de la propia persona y muchas veces también porque el sistema financiero no está interesado en ofrecer sus servicios a estas personas. Pero cuando hablamos de que en esta situación hay miles de millones de personas la situación debe cambiar.

Por eso los esfuerzos en la comunidad de desarrollo de aplicaciones de finanzas descentralizadas sobre la red de Bitcoin se centran en la usabilidad y la accesibilidad, para hacer cada vez más accesible estos servicios a todo tipo de personas en todo tipo de circunstancias. Por ejemplo a nivel de acceso a comprar bitcoin existen plataformas descentralizadas donde el intercambio se realiza directamente entre los particulares, como es el caso de Hodl Hodl, y también entre las wallets podemos encontrar iniciativas donde la sencillez de uso es la premisa, como es el caso de Muun.

Entonces una vez que se comienza a disponer de dinero en forma de bitcoin, llega el momento de pasar a disfrutar de otro tipo de servicios, como pueden ser los pagos entre particulares, gracias a Lightning, y los préstamos peer to peer, gracias a Sovryn.

Cómo se construye DeFi sobre Bitcoin

Una vez que tenemos la red descentralizada de Bitcoin, cuya función principal es ser utilizada como reserva de valor, podemos pasar a construir otras tecnologías, ya sean otras blockchain que funcionan en paralelo, como son las sidechain que permiten la creación de smart contracts, como es el caso de RSK  y Stacks o el desarrollo de protocolos que funcionan sobre ella, como son Lightning y Liquid, ambos enfocados en facilitar las transacciones de pequeñas cantidades de la criptomoneda de manera económica y escalable.

Todo esto se realiza a nivel de código, pero además es necesario contar con servicios que faciliten el acceso a los usuarios, para que posteriormente estos puedan acceder a las aplicaciones de DeFi o para que a los desarrolladores de DeFi les resulte más sencillo construir sus aplicaciones. Entonces para resolver esta necesidad se desarrollan iniciativas como la wallet Defiant, que permite el intercambio de criptodivisas del ecosistema Bitcoin, RSK y Ethereum con gente cercana usando geolocalización y el caso de Rif OS, que está enfocado en la creación de la infraestructura a través de la cual poder disponer de servicios de identidad, cloud, pagos y comunicaciones de manera descentralizada, también sobre RSK.

Iniciativas de DeFi Bitcoin que vale la pena estudiar y seguir

Por lo tanto, una vez que sabemos que existe esa infraestructura necesaria para construir servicios de finanzas descentralizadas es cuando podemos empezar a fijarnos en las iniciativas que se están desarrollando al respecto, especialmente aquellas que tienen el foco puesto en solucionar al problema del acceso a los servicios financieros por parte de la población desbancarizada.

A este respecto en el ecosistema de finanzas descentralizadas que funcionan sobre la red de Bitcoin comienzan a surgir proyectos muy interesantes como es el caso de Money on Chain que se dedica al desarrollo de monedas estables, para reducir el problema de la volatilidad del precio de bitcoin, además de los casos de Tropykus y Sovryn que se dedican a los préstamos peer to peer, lo cual por el momento es el caso de uso más claro para todo lo que tiene que ver con DeFi.

Conclusión

Tras la utilidad de Bitcoin para el intercambio de valor y el depósito de valor, encontramos ahora una tercera utilidad a la hora de servir como base para el desarrollo de una serie de servicios de finanzas descentralizadas. Para ello las claves de su éxito estarán en la descentralización y seguridad, donde Bitcoin resulta imbatible.

Pero tenemos que seguir siendo cuidadosos, porque cada vez que se genera una nueva capa de utilidades sobre la red de Bitcoin puede haber errores y vulnerabilidades, como ocurrió en su momento con algunos exchanges. Por lo tanto a la hora de probar estos servicios DeFi lo mejor es comenzar poco a poco, aprendiendo y entendiendo bien el funcionamiento de cada uno de ellos, para que una vez veamos que resultan confiables y tienen resuelto todo lo relativo a la seguridad, podamos sacar todo el provecho de ello para mejorar nuestras finanzas personales.